Chrisofix®

Férula costal


Ortesis de clase mundial
Desarrolladas y patentadas
en Suiza
Número de patente:
: 701845B

¿Ha sufrido una fractura de costilla o una contusión en el pecho?

¿Qué debemos saber sobre las fracturas de costillas y las contusiones del tórax?

Las contusiones torácicas o las fracturas de costillas pueden producirse tras accidentes de tráfico, caídas o actividades deportivas. Las contusiones torácicas o las fracturas de costillas requieren un examen por parte de un médico y también pueden requerir hospitalización. Las contusiones torácicas o las fracturas de costillas son dolorosas, y el dolor empeora durante el movimiento respiratorio.

La gravedad y las complicaciones varían en una amplia escala. Si tenemos en cuenta que realizamos más de 20.000 respiraciones al día, resulta evidente que tanto las contusiones torácicas como las fracturas costales son estados muy incómodos y dolorosos. Disminuir el dolor no sólo libera a la persona lesionada de los incómodos síntomas, sino que también favorece una buena ventilación o "aireación" de los pulmones.

 

¿A quiénes afectan con más frecuencia las fracturas de costillas o las contusiones torácicas?

Las contusiones del tórax o las fracturas de costillas pueden producirse tras accidentes de tráfico, caídas o actividades deportivas. En consecuencia, no hay grupo de edad que no se vea afectado por estas lesiones.

Los niños pequeños tienen un tórax más "elástico", por lo que las contusiones torácicas son más frecuentes que las fracturas costales en este grupo en comparación con otros.

 

¿Qué podemos hacer? ¿Cómo ayuda la férula costal Chrisofix®?

En el caso de las contusiones torácicas o las fracturas de costillas, toser, estornudar, hacer esfuerzos (cambiar de posición del cuerpo, ir al baño) pueden provocar un dolor importante, lo que hace que estos actos cotidianos sean miserables. Por no hablar del dolor en reposo y del dolor provocado por el movimiento respiratorio durante cada una de las respiraciones. Contando una media de 20.000 respiraciones al día, el dolor de la persona lesionada puede ser provocado otras tantas veces. Según el tipo, la gravedad y las posibles complicaciones de la propia lesión (hemorragia, infección, etc.) el tratamiento puede variar, pero puede afirmarse que la mayoría de los pacientes no requieren tratamiento quirúrgico.

Las piedras angulares del tratamiento no quirúrgico (es decir, el tratamiento conservador, es decir, sin cirugía) son el alivio del dolor y el logro de una "profundidad" adecuada de las respiraciones para asegurar una buena ventilación o "aireación" de los pulmones.

Los pacientes pueden intentar aliviar su dolor tumbándose sobre el lado lesionado o presionando las palmas de las manos contra la zona lesionada, pero estas medidas no son cómodas ni sostenibles a largo plazo. Una solución mucho más eficaz es el uso de férulas y medicamentos para el dolor.

 

¿Cuánto tiempo hay que llevar la férula costal Chrisofix®?

La duración del tratamiento depende del tipo y la gravedad de la lesión, y del tiempo que el paciente sufra los síntomas. Los pacientes con fracturas de costillas o contusiones torácicas experimentan el dolor más intenso durante las primeras semanas, tras las cuales cabe esperar una disminución de los síntomas. Sin embargo, en algunos casos, la desaparición del dolor sólo puede producirse al cabo de unos meses. Los pacientes lesionados necesitan alivio del dolor y apoyo para conseguir una respiración adecuadamente profunda durante este período.

 

¿Por qué las férulas costales Chrisofix®?

Los pacientes suelen tratar de controlar su dolor aplicando presión en la zona lesionada con la mano, tumbándose sobre el lado lesionado o utilizando cinturones. La innovación mundialmente patentada de Chrisofix®, la férula costal, imita esta "presión aplicada con la mano". Mientras se lleva la férula costal Chrisofix®, los movimientos de las costillas disminuyen, con lo que se reduce el dolor. Un menor dolor ayuda al paciente lesionado a respirar profundamente de forma adecuada para favorecer la ventilación o "aireación" de los pulmones. Esto puede reducir el tiempo de la hospitalización, disminuir la posibilidad de ciertas complicaciones e incluso reducir la necesidad de medicación para el dolor.

Otra ventaja de la férula costal Chrisofix® es que es radiotransparente (es decir, se ve a través de las radiografías), por lo que no "tapa" las lesiones y se pueden realizar exámenes radiológicos con ella puesta durante las revisiones. También es impermeable, lo que significa que la persona que la lleva puede ducharse, haciendo más cómoda la higiene diaria. Otra ventaja de esta férula es que puede llevarse durante una semana completa, durante la cual no es necesario cambiarla, por lo que produce continuamente su efecto de alivio del dolor durante este tiempo.

Como fisioterapeuta me encuentro con muchos tipos de lesiones y fracturas óseas. En casi todos los tipos de fracturas se puede decir que el uso de una férula o una escayola alivia mucho el dolor del paciente y acelera la recuperación al mantener los segmentos óseos lesionados en su sitio. Sin embargo, en el caso de las fracturas de costillas, no ha habido ninguna férula que ayude a la recuperación o alivie el dolor, y que garantice el apoyo a los movimientos rutinarios del día a día para recomendar a nuestros pacientes.

Hace unas semanas también me rompí una costilla tras una caída y sólo ahora puedo experimentar cuántos problemas tengo que afrontar. No podía mover casi por completo el torso ni el cuello, ni siquiera podía levantar los brazos, doblados por el codo, más de 90°, ni inclinarme hacia delante; respirar profundamente (como bostezar), toser, estornudar, incluso sonarme la nariz me causaba mucho dolor. Un colega mío había oído hablar de la férula costal Chrisofix, que ya había ganado terreno en el extranjero en su uso para las fracturas costales no desplazadas. Encontré el producto en la tienda web de Salus Gyógypont y compré uno ese mismo día.

La aplicación de la férula costal Chrisofix es sencilla, existe una guía completa que ayuda a los pacientes en este proceso. Me preocupaba un poco cómo iba a dormir con la férula y si el adhesivo me irritaría la piel. Para mi sorpresa, no me impidió dormir en absoluto y, aunque era sensible al principio, mi piel no se enrojeció ni me picó por ello. Permaneció fijo en mi pecho durante 10 días, incluso con el calor del verano y las múltiples duchas diarias, el adhesivo se mantuvo firme y se secó en mi piel rápidamente con una simple toallita. Me ayudó mucho en mis movimientos diarios, me dio soporte y redujo el dolor, pero limitó mis movimientos cuando fue necesario. El dolor que tenía al toser o estornudar se disipó casi por completo; podía respirar más profundamente, más libremente, que es exactamente lo que había echado en falta desde el comienzo de mi lesión.

Como profesional, estoy 100% satisfecho con el producto, con su calidad y funcionalidad. Pero el hecho de haber experimentado su eficacia de primera mano me hace recomendarlo de forma aún más entusiasta a todo el mundo.

Márta Vécsei

Fizioterapeuta

Férula costal

Se recomienda su uso en caso de contusión torácica, fractura(s) de costillas o tórax flotante (para evitar la respiración paradójica) y tras una cirugía torácica.

Rib splint
Chrisofix logo adjustable

FLEXIBLE

Chrisofix logo light

LÍGERO

Chrisofix logo perforated

PERFORADO

Chrisofix logo X ray

TRANSPARENTE

Chrisofix logo washable

LAVABLE

Contáctenos

+41 52 670 11 60

hello@chrisofix.com

Volumen de negocio mínimo previsto/estimado

Industrias atendidas actualmente

Copyright© CHRISOFIX®

THE FLEXI-FIX HEALER

Ortesis de clase mundial desarrolladas y patentadas en Suiza   

 Patent Numbers: 20130035621, 701845B

Chrisofix Hungary Kft.

Grassalkovich út 272-274.

1239 Budapest,

Ungría

Tel.: +36 1 287 10 56

office@chrisofix.com

 

Chrisofix AG

Dorfstrasse 15,

8302 Kloten, Switzerland

Suiza

Tel.: +41 52 670 11 60

hello@chrisofix.com